Según la estimación oportuna de INEGI (anticipada), el PIB disminuyó 0.1% durante el cuarto trimestre versus el tercero.


En términos técnicos esto sugiere una recesión. La caída proviene principalmente del comportamiento negativo (-0.7%) de las actividades terciarias.


Por tanto, en caso de no realizarse ajustes en las estimaciones trimestrales del 2021, la economía nacional registró un crecimiento anual de 5%. Este dato vale la pena ponerlo en contexto de la caída de 8.4% durante 2020.