Con base información divulgada hoy por parte del Sistema de Cuentas Nacionales de México, se confirma que, en 2019, la proporción respecto al PIB que representa la Formación Bruta de Capital Fijo registró cuatro años consecutivos a la baja. Esta tendencia explica en parte el debilitamiento de la capacidad productiva y por consecuencia del crecimiento económico nacional.