En un reporte, el Banco Mundial señala que si bien aún no se puede estimar el impacto del conflicto en Ucrania, está claro que los precios más altos de los alimentos y la energía, junto con la escasez de suministros, generarán impacto inmediatos a las economías de ingreso bajo y mediano.