Con la presencia de todos sus miembros, la Junta de Gobierno del Banco de México decidió por unanimidad, conservar la Tasa de Interés Interbancaria a un día a un nivel de 4.00%.