Conforme al Fondo Monetario Internacional, el conflicto en Ucrania y las sanciones aplicadas en Rusia están alterando los envíos y la producción de dos de los mayores productores agrícolas del mundo.

Los dos países representan casi el 30% de las exportaciones mundiales de trigo y el 18% del maíz.

Los altos precios del trigo pesarán aún más en las economías de Oriente Medio y África del Norte, como Egipto. Los precios tendrán un impacto mundial, especialmente en los hogares pobres para quienes los alimentos representan una mayor parte de los gastos: